Frasario

"Y todo comienzo esconde un hechizo"

José Knecht

29 jun. 2011

WTF nocturno

Llámenme cobarde. Aquel que crea, amigos, pone demasiada carne en asador, se deja pedazos de uno mismo en cada rayo de sol; en un detalle el alma, en dos el cuerpo, y cuando llega a la amistad, tan solo le queda nada, una nada tan profunda como el amor. Qué loco, comparar un sentimiento, sustantivo, la ausencia, con el todo, Qué loco. Señores, el que mima a sus personajes más que a él mismo, y cuida sus ideales perfectos u horribles en un afán, no de mundo perfecto, mas sí de equilibrio en perfección, queridos, es un desequilibrado; yo eso lo sé bien.


Probablemente la creatividad sistemática que destruye a quien contribuye a dar habla a las palabras, mata, y mientras la poesía muere y dice adiós. Yo en cambio he imaginado mundos enteros, vivido libre como un mago, caminante de planos, brujo en un siglo tan malo y vacío como éste; he moldeado, me he implicado con lo imaginado. Pero "sea usted sistemático, paradigmático: defina y separe lo real y lo imaginario en dos mil palabras. "


¡Ay! Amigos, yo ya tengo claro qué de las dos cosas es más real, o sino, a qué se le merece mejor y mayor atención y porqué se siente más un corazón cuando late en la imaginación. Porque he visto con los ojos del alma a personas, creado multitudes tan preñadas de esta contradicción viviendo tan plenamente engañadas, que solo queda, sólo y solamente, sentarse y esperar una mágica salvación. Y la he imaginado, la salvación, no lo crean, no llegan ángeles ni se abre la tierra, ni cae el cielo o llueve piedra fundida. Lo que sí: llueve ira y hay kilómetros de pena entre personas.


La tristeza, tan dulce, es producto de una imaginación aniquilada por aquella generación llena de prestamistas que crean productos rentables, rápidos y poco fatigosos: personas necias. ¿Y qué más?  Llámenme cobarde por no salir a recibir la mañana, el sol, o querer entrar en un juego desesperado donde siempre pierde aquel que deja de aspirar ( respirar es sólo una complicación más de uno u otro sector de la población para algunos, hacinada e indiferente para otros) la sabiduría, fuente que inspiraron y veneraron nuestros ancestros, mancillados por televisores. Y venga usted y cree algo y no a alguien, cree una manta para suplir el frío de un invierno exhausto que se transforma rápido en una primavera que priva al hombre, la mujer - no vaya usted a ser machista- del artificio del hogar, para regalar naturaleza que denostar. Que parece que crean ustedes parques como yo seres pensantes y con sentimientos, o peor, fácilmente pero aniquilando al individuo. Los bancos son para tres, los hijos son el sudor: trabajo y antiguo placer: preocupación. El parque, señores: un pequeño pulmón, aislado, triste, sin emoción, que perdura en invierno y dura en primavera y muere cuando ustedes lo desean.


Me encantan los que olvidan, los plagados de seres nocturnos, noctámbulos, los parques fríos y solos, tal y como los conciben: parques de probeta: artificios sin fuego ni alegría, vallados y agónicos; parques llenos de padres y madres con sus hijos o sus perros, que a estas alturas, ya, da igual.


Mis personajes también están enmarcados en la ciudad asesina y terriblemente asfaltada sin pudor alguno, horriblemente pudorosa, temerosa de aquel enfermo que no entra en el terrible y horrible juego de no enjuagarse las manos expiando culpas, cuando en realidad les resulta imposible pues un alquitrán espeso tapan sangre y manos en ese orden. Pero no me desvíen, desviado, claro, volvamos a los parques: reductos que imitan la naturaleza, todo, hasta aquello abstracto, bebe de la mímesis sino de su negación. ¿Y me preguntan entonces porqué no me salvo? ¿Y me llaman cobarde? Paria, desertor, loco, desquiciado. Señores piensen un poco, hagan memoria, ustedes eligieron vivir hacia afuera, jugar a ser humanos, a ser personas; yo elegí vivir hacia adentro, ser humano, aspirar a ser persona. Son posturas ante un mismo mundo. Yo al menos la basura la transformo en parlamentos.


Ustedes no obstante intentan guardar en ellos la falsa compostura que os hace vivir entre basura ¡Y salen! contentos y vivaces después de asesinar a sus hijos, a sus parques tan cuidados podando ambos sin pudor, denle televisión, instalen una fuente, hagan caso omiso de la admonición; y aún así piensan que las papeleras sirven para algo, métanse en una.


Están ustedes locos y concentrados en un afán creacionista que aniquila y destruye la creatividad: "inserte el cuadrado cariñosamente en el hueco cuadrado". No mire, vera, prefiero el triángulo; soy gris, usted blanco, él negro, y apuesto su dinero, pues yo no tengo a que con tiempo, meto su triángulo por el orificio redondo, y con esas, se da cuenta de que enseñar a profesores, pobres, -¡Válgame el cielo y perdóneme si algún maestro me oyera!- a maltratar la imaginación en pos de sus beneficios, tan exacerbados y vacuos como su posición, no es ni de lejos, a los problemas la solución. Sí en cambio y les comprendo, la salida fácil contra la oposición de otro mundo posible creado desde la imaginación. ¿En qué momentos fuisteis maltratados tan bien y tanto como para olvidar el cometido que sólo queda en vuestras manos y os iguala a los dioses? ¿No añoráis moldear el futuro ayudados por la lozanía que subyace tras la pueril mirada del discípulo? Entonces, ¿a qué esto de preferir autómatas productivos, seres impensantes, calles vacías, llenas de alienados transeuntes? Sed libres, hacednos un favor.


Somos hijos del ocaso
no lo olviden
sedientos del trabajo
que guía nuestros pasos
hacia el parnaso.


"Dios lo quiera"
Amén.

4 comentarios:

Haidée dijo...

Me gusta, y sin embargo, me lleva a ese atormentado mundo entre mirar la descarnada realidad y refugiarse en la ficción, en convertirse uno mismo en el personaje que inventa. Quizás me gusta por eso, pero es un peligroso espejo donde asomarse.

M.Flores dijo...

Te asomas a un abismo, de eso yo sé mucho. Soy noctámbula y eso en si mismo ya es un misterio y un problema.
No hay cuidado, hay alguien que nos guía y nos protege de esa espiral de las madrugadas. Saludos maribel.

M.Flores dijo...

Me encanta leerte, escribes distinto, quizás sea por eso, que he vuelto a leerte con absoluta atención. Escribes como un iluminado. Hay tanta vanalidad en buena parte de los blog (supongo que en el mío tambien). Por favor sigue soltando lo que sientes y lo que piensas, y tan claro y tan alto. De vez en cuando uno lee algo inteligente. Ese es tu caso.
Saludos de todo corazón.

Alruin dijo...

Guau, M.Flores, gracias por leerme y decir todo esto, que más bien me pilla de sorpresa dado que no acostumbro a tener lecturas ajenas: escribo poco y no doy mucha importancia al blog últimamente. Me alegro que te guste y encontrar un alma noctámbula a la vez. Espero que no encuentres la banalidad típica de los blogger por aquí, más me gusta decir la verdad cruda que adular sin sentido. Gracias sinceras por pasarte.

Inexplicables Seguidores

Beren

Beren
goro goro

Datos personales

Mi foto
Antarctica
Me gusta doblar los libros, subrayarlos, pero sobre todo leerlos. Me gusta mi gata, más que muchas personas. Hacer tartas. Dormir cuando pían los pájaros y estar en vigilia cuando otros duermen. Huyo del gentío. Las cosas complicadas.