Frasario

"Y todo comienzo esconde un hechizo"

José Knecht

31 mar. 2010

Yo soy del "sur" [...]

Ni el tiempo ni el silencio pasaron en vano para un sur descuajaringado, para un sur que añora y sueña de lejos; un sur que vela por y osculta su horizonte plagado de mareas inmóviles. Ha sido un sur triste lleno de sinestesia, donde las tardes están ajadas por un sol magenta que baña las costas montañosas color oro, oro en verde convertida con poco azul y sol. Un sol callado que no calienta; que quema con su calidez y pone a prueba la resilencia de un aire cuajado de esperanzas mordidas por fragmenos de vidas humanas. Es un oro de Machado cansado, un azul de Juan Ramón ecléctico, es un oscuro sur bequeriano y desalentador ,lleno de la exangüe roja llama de Lorca, un bucólico campo de Espinosa. El sur es un bastardo locus amoenus echado a perder por sus gentes y cantado por sus poetas , desvencijados tras la ardua tarea de mirar la naturaleza que hay detrás del urbe: el sol y el aire, y sus montañas y su mar.

El sur tiene un sol en su cénit, es una puta de ojos verdes que regala vida y placeres a sus gentes a cambio de nada, ha sido inspiración y también testigo de un tiempo que yace inherte en sus ciudades y corre raudo en las lozanías de sus ríos y cauces y montes y flores y árboles y frutos y pájaros y animales y seres. Es un canto, un planto, es todo y nada y un poco más, ha sido y es una foto magenta con el sol apartado y las crestas de sus montañas cortando la luz separándola en haces magnéticas a la vista, un pueblo apartado, una casa aislada, un cielo sin nubes, un cuadro aun por pintar. Es, y solo tal vez, un hogar.

30 mar. 2010

ZigZag

Zig Zag, zig zag. Todo hacía ese movimiento. Mis neuronas se debatían entre la vida y la muerte en unas advenedizas y adelantadas navidades pasadas por alcohol por si aquello fuera poco. Iba haciendo ese movimiento que describía eses – y bien pensado, he pasado la vida haciéndolo- mientras me arrastraba o arrastraban a lugares de los que no sabría salir solo y a los que llegué sin saber como. Sólo sentía placer en cada poro de mi piel; y mis pupilas, como soles, se clavaron en aquella chica que también iba haciendo zig zag, zig zag... Todo hacía ese movimiento.

-¡Creo que te conozco! -La música estaba alta en aquel antro-

Y si realmente no la conocía daba lo mismo, me había fijado en ella y pude mantener la compostura las 4 primeras palabras, era suficiente, y casi estaba orgulloso de mi mismo por aquello. "Pues no me suena tu cara" me dijo aquel pecado de pederastia, parecía más joven y más curtida que cualquiera de las allí presentes. Yo la conocía de poco, y serían las pastillas, pero se me antojaron sus pecas, sus pequeñas pecas que hacian zig zag por toda su cara cambiándo constantemente. La dejé allí y fui a pedirme una cerveza; probablemente me miraría pensando “otro borracho salido”. Llevaba razón, iba muy colocado. Solamente. "Una Heineken" le dije a aquel camarero con aires de superioridad que probablemente sólo le sonreía a las chicas guapas con las que pensara que luego tenía alguna probabilidad por enseñar los bíceps con esa camiseta de dos tallas menor que la que le correspondía. Y mientras se iba a la nevera con cara de perro porque no tuviera tetas no pude reprimir un “vaya capullo”. Le pagué todavía no sé ni como, metí la mano en el bolsillo plagado de cáscaras de frutos secos, arena de la playa y monedas, saqué dos y las puse en la barra largándome. Me hubiera importando nada con lo que llevaba encima que fuera más caro, y a él, probablemente, adalid de la testosterona, no le hubiera dado por saltar de la barra por un Euro a estas alturas de la noche. O al menos eso esperaba, la visión de un bíceps de ese tamaño cabreado no me hacía gracia, y eso, que todo me hacía gracia. Iba haciendo eses, describía ese movimiento entre la gente, que se afanaba en hacinarse en aquel lugar caluroso con poca luz, mucha bebida, y vicio por doquier. Frené, cerré lentamente los ojos mientras notaba a gente pasando y rozándome. Alce la cabeza con los ojos cerrados y la incliné hacie al techo. Fui capaz de sentir la música durante un instante, una música horrible y que yo habría desdeñado en un estado de menos embriaguez. Aquella botella verde, de aquel antipático pero musculado camarero se precipitó al suelo resbalándose de entre mis dedos.

-Mierda, estaba entera, joder. -Y miraba la botella, o la sombra de lo que fuera ahora pisoteada por lo que parecían infinitos pies, mientras decía aquello.-

-Andamos jodidos y patosos ¿Eh?. Toma. - Sus pecas seguían haciendo zigzag por su cara. Sus ojos; no me había fijado en sus ojos, no estaban mal. Tenía los pechos pequeños y el pelo corto, o eso creí ver. No tenía ningún problema. Y me ofreció cerveza.-

-Andamos jodidos. Sí - Contesté. Cogí su cerveza y bebí un trago largo mientras la miraba. Después de saborearla, devolví el casco a su dueña-



Andaba de aquella manera, haciendo zig zag. Supongo que he andado haciendo eses toda mi vida, que no es lo mismo que hacer eso, zig zag. La gente se acumulaba, pero su feminidad me guió de aquella forma en al que un hombre en este estado no puede resistirse, t mucho menos redimirse. Supe que no sería ni la primera ni la segunda botella de cerveza que tiraría aquella noche, pero agarré por el cuello la que ella me cedió nuevamente, y le di un sorbo profundo y largo. Miré a la dueña de la misma y sonreí, me sonrió desdeñosa, como aparentando saberlo todo de mi. Superior, sabelotodo; me gustaba esa sonrisa picarona. Le cedí el testigo del atrevimiento y me dejé llevar. Sonreí de manera pícara también y nos fundimos en la muchedumbre.

-Sigueme.

27 mar. 2010

Continuación

Mas esperad:

Perdida en deleites musa animosa

Cayó en la cuenta y horrible congoja

Que a veces le provocan verso y prosa

Furiosa; sí, separó la secoja,

Y alzándose en alto fatigosa,

Miel, peine, desdeñosa arroja;

Al encuentro corre del verbo amante,

A evitar dolor de pluma errante.


Anduvo en busca, durante mucho, y se horrorizó:

Pobres, Hespérides, Náyades, Dríades

Sufren, Oréades, Triás, Perimélides.

Voluminosas espadas Melíades

lucen, tristes, forzadas Epimélides.

Bracamartes, largas, sicas Antríades

Retractaos, dejad vivir las Alsélides,

Que en plumas pulcras que debieran sueño

Cuajan espadas, ponzoña y beleño.




Entonces...

Arded, fogosos en abruptas hogueras, sed llama que seca, alumbra, pero también quema. Morid
entonces como herejes, brujas, pillos y grandes héroes.
Que haciendo daño a las pobres que os consuelan y por vosotros velan solo herís, dañáis ese estanque límpido al que acudían antes musas a gozar de paz, tranquilidad y jardín maravilloso. Os susurraron suavemente historias de grandes proezas, inusitadas flaquezas, pero nunca insurgentes poemas, y ahora vosotros ¿Porqué devoción mostráis por Genios que en tinta de ponzoña viven y no a las musas que os consiguen versos e inspiraciones? ¿Qué daño y gravedad, tamaña ofensa, hicieran estas para ser envenenadas y a la sátira expuestas? Cocead pues, masa, en delirios de grandezas y profundas masturbaciones ante el espejo. Quereos más que nunca, ahora que gozáis del Genio y no el sueño, y deshaceos en pulcras y afiladas inquinas.

Arded, fogosos, en abruptas hogueras, sed llama que seca, alumbra, pero también quema. Si queréis.

Tildes

tildes en los "que", o algo así,

tildas.

¿Qué?

que tildes los "que",

y no tildes.

que, ¿qué?

esas pequeñas cosas, ¿insignificantes?

cambian el sentido a las grandes preguntas
de la humanidad.



26 mar. 2010

& Respirar

Siento que se me escapa,

volando,

en un segundo.


Se nos va la vida en un suspiro,

y todo el mundo se empeña

en Respirar.


No les da tiempo a vivir;

Respirar requiere más tiempo.

24 mar. 2010

Orden y sentido

Iré, y contigo, luz, entonces, al prado y llanura, y con mandobles y cañones y bastardas y bastones - evadiendo cánones- nos batiremos, en lícita justa donde armas es pluma y sangre supuran. Texto lírico intentas, pretendes, no entiendes, ni rimas y te pierdes, ni te rindes y lastimas a ese amigo, compañero, amante y esquivo que es el verbo. Te retuerces y estremeces en abúlica devoción que más hubiera de ser intención: frondosa búsqueda en tupido bosque y bosquejar, encontrando finalmente – sin nombrar a Atenea- la tan anhelada sabiduría; que por otro lado, tanto y tantas veces fue Tántalo. Insulsa excusa la prisa que no te exime de la culpa de querer Hacer haciendo lo equívoco.

Busca entonces rubíes, zafiros, diamantes, coloreadas rocas que alimenten tu entendimiento. Pues todo, al unísono , son anhelado conocimiento. No caigas en horribles errores, errando y errante, no caigas en la conversión a Naga, y hagas cálamo, que debiera ser daga, en alabarda oscura. Se mandoble, sí, y también machete y florete, y falcata y estoque y espadín. Se más, más ágil y viva. Sé pétalo, sé viento, sé sutil y sincera. Sé pluma. Y solo ligera se es si se sabe.

Y así, te verás en un día lángido y precioso, brillante, ecléctico ,colmado de insuperables esperas e interminables adioses, donde sin saberlo, el germen de tu lectura: escritura; que nace, crece y se reafirma en su firmeza para dar frutos sanos, ricos, con jugo y jugosos - que no es lo mismo- dará su resultado, para así, y que solo de esa manera alcances a probar el que para nosotros es imposible aún: el fruto de uno mismo.

Se entonces plata, absorbe los demás colores, acercate al nácar, rehuye a la oscura estupidez, imprégnate en el blanco, en perla, en marfil preñado en luz.

Mas esperad:

Perdida en deleites musa animosa

Calló en la cuenta y horrible congoja

Que a veces le provocan verso y prosa

Furiosa; sí, separó la secoja,

Y alzándose en alto fatigosa,

Miel, peine, desdeñosa arroja;

Al encuentro corre del verbo amante,

A evitar dolor de pluma errante.


Anduvo en busca, durante mucho, y se horrorizó:

Pobres, Hespérides, Náyades, Dríades

Sufren, Oréades, Triás, Perimélides.

Voluminosas espadas Melíades

lucen, tristes, forzadas Epimélides.

Bracamartes, largas, sicas Antríades

Retractaos, dejad vivir las Alsélides,

Que en plumas pulcras que debieran sueño

Cuajan espadas, ponzoña y beleño.




Entonces...

Arded, fogosos en abruptas hogueras, sed llama que seca, alumbra, pero también quema. Morid
entonces como herejes, brujas, pillos y grandes héroes.
Que haciendo daño a las pobres que os consuelan y por vosotros velan solo herís, dañáis ese estanque límpido al que acudían antes musas a gozar de paz, tranquilidad y jardín maravilloso. Os susurraron suavemente historias de grandes proezas, inusitadas flaquezas, pero nunca insurgentes poemas, y ahora vosotros ¿Porqué devoción mostráis por Genios que en tinta de ponzoña viven y no a las musas que os consiguen versos e inspiraciones? ¿Qué daño y gravedad, tamaña ofensa, hicieran estas para ser envenenadas y a la sátira expuestas? Cocead pues, masa, en delirios de grandezas y profundas masturbaciones ante el espejo. Quereos más que nunca, ahora que gozáis del Genio y no el sueño, y deshaceos en pulcras y afiladas inquinas.

Arded, fogosos, en abruptas hogueras, sed llama que seca, alumbra, pero también quema. Si queréis.

21 mar. 2010

uhmm

Barrúm, barrúm , uhmm, uhmmm.

Vosotros no parecéis hobbits...uhmm

Pero os dejaré pasar, bebed, bebed un poco de hidromiel

Bienvenidos
-----------------------------

Sí, cierto, cierto

Barrum, barrum, uhmm

----------------------------

19 mar. 2010

Soneto

Advierte a aquella que conoce y pretende una arte elevado sin preparación.

Y ¿por qué encantos Órficos a oscuras
buscas, mi Lisis, en Teseicas proezas?
cambia tú, Damocles, por sutilezas,
que el tiempo espera y Morfeo maduras

en vestiduras dignas, bellas y puras.
Fiel ansías ambrosía y firmeza
en equívoco ánimo que es flaqueza;
Halla el ovillo mientras procuras

y te afanas en no errar la fortuna,
pues único camino para Dioses
es conocimiento antes que ninguna.

Doctrina sí con saberes y adioses ,
Para rematar tu anhelo y tu hambruna,
Para que en ateneico intuir desposes.

10 mar. 2010

No title.

He viajado en utopías cárnicas;
vivido,vívido entre panteras.
Fallecido de sed y ansia y deseo,
bajado a los infiernos para
enredarme en trémulas ensoñaciones.
He sido tantas veces el destino,
nada, en el aterrador enclave
de evanescentes evisceraciones.
Tantas veces nada, menos,
que una unidad inadecuada.


I 've traveled in meat utopias;
lived, vivid among panthers.
Died of thirst and hunger and desire,
descended into hell to
get involved in shimmering dreams.
I 've so often been the destiny,
nothing in the frightening enclave
of evanescent evisceration.
So many times nothing, less
than an inadecuate unit.

9 mar. 2010

Sobre la deshumanización del arte

About "La deshumanización del arte" de Ortega y Gasset http://filosofia.cv.uma.es/mod/resource/view.php?id=49062




Entendiendo el arte como una deleitación estética tenemos la visión del propósito del mismo, es el puro, el objetivo , el deshumanizado el verdaderamente artístico actualmente, mientras más lejanos sentimentalmente de la obra estemos, es decir, la pura y exclusiva deleitación estética, más podremos ahondar en el sentido artístico de la obra. Este objetivo y su producto nace de una especial sensibilidad poética dependiente de cada época; vital pues la visión temporal para concretar la importancia del tiempo en la obra de Gasset, que nace de la especial visión de que la juventud siente aversión artística y social por la más cercana anterior, y exalta la anterior a esta, a sus abuelos. Esta sensibilidad poética especial viene de un público con concepciones artísticas de diferente índole, ocasionando diferentes opiniones no solo en los artistas que se diferencian de un motivo artístico concreto sino en cada uno personalmente. La minoría y la masa, o al menos así lo entendemos por ahora.
Existe la creencia de una minoría artística y masa en contraposición en Gasset que bien podríamos revisar de alguna manera con alzar la mirada y ver la actualidad, aun sabiendo que su visión es muy subjetiva, obviamente, y cercana a la utópica al comienzo de la narración. No obstante esta teoría de la masa y minoría se apoya sobre otros filósofos y sus afirmaciones a partir de las cuales, dicen, la práctica de un arte y el frecuente examen y contemplación del mismo se adiestra, esto arrojaría desde un punto de vista objetivo, perspectivamente, un poco de luz aclaratoria al problema de la masa y la minoría artística nombrada: La minoría nace de una concepción del arte estamental, depende de cada época que el arte sea de unos o de otros, y que solo otros pocos tengan la sensibilidad “poética” para establecer críticas o creaciones; una delicadeza del gusto que se curte generalmente con la práctica o examen de la misma. Podemos afirmar que estamos educando nuestros gustos, y malos gustos, y nuestra incipiente concepción artística por tanto que no cesa de aprehender a lo largo de nuestras vidas nuevas visiones estéticas.
Pero no olvidemos el tremendo subjetivismo que envuelve al arte y la intención, o no, del mismo, y es este subjetivismo lo que encontramos a la hora de decidir qué es el arte. Las personas que glosan el arte estético de una época parten de un tremendo supuesto personal puesto en un común cogido por pinzas; estos son, los escogidos por la época por divergencias sociales en el estamento indicado para decidir el qué , cómo y cuándo por un tiempo cada vez más escaso; llegamos así a un semi-arte institucionalizado. Lo que no deja de mirar con ironía al mismo arte, ironía que utiliza perfectamente Gasset para describir la frenética evolución del arte en una concepción cada vez más cómica del mismo; nos afanamos en ridiculizar el arte actual llegando a extremos en los que dejamos de mojarnos para decidir que hablen otros y dedicarnos a criticar dentro de una masa coceante. Pero entender el arte es bien difícil partiendo no solo de que no sabemos aun qué es el arte o con qué estamos tratando, y más aun , el arte “estético”, puramente; habríamos de liberarnos de todos nuestros prejuicios para evitar cualquier intromisión exterior a la captación del más profunda y llegar a lo puramente estético comparando finalmente las percepciones y especies de perfección artísticas estimando una escala estética que radica en un mayor acercamiento a la idea del objeto que se quiere representar; una proposición muy utópica para la captación del arte actual.
Vemos un arte cómico, rebelde, una estética escondida, pero ¿A qué arte nos referimos, al arte por puro arte estético, o al arte con una finalidad, y más aún, hay más tipos de arte, uno para la masa y otro para la minoría, o bien todo se refiere a multitud de minorias? Esto no se deja especialmente claro pero se alude a ello en lo que la relación puro arte estético y finalidad tienen con intrascendencia y trascendencia respectivamente. El arte que se quiere por trascendencia consigue una técnica de forma innegable, pero también necesita una estética, generalmente basada en lo bello, una sensibilidad especial para la captación y deleite de lo puramente estético: el objetivo del arte. Su técnica necesitará de un aprendizaje previo fruto de exámenes y prácticas, pero existe no obstante la genialidad como término que tanto parece intervenir en el arte como un don mágico más que como lo que más adelante veremos. Y es que se nos presenta la captación artística en su ideal: la genialidad, aunque desde un punto de vista subjetivo, muy mecánico y aprendido, como posibilidad. Qué visión fría del arte nos describe Ortega, y qué lejos queda la espera de un sentimiento en la contemplación artística, tan contraria a la opinión, a veces, de la masa y minorías; como la objetividad en la que se basa la deshumanización, que explicamos como un alejamiento de perspectiva extremo hacia la insensibilidad. Parece que en esto la opinión es más firme entre filósofos y ensayistas, quienes concluyen que finalmente la concepción de la estética pura, es decir la genialidad en el arte parte de la contemplación pura y la idealización total de estas con su capacidad para la captación y expresión, aunque esto último sería más partícipe del artista que del genio.
Por otro lado, no debemos olvidar la tendencia del arte a agotarse y resistirse al mismo tiempo, en cada época podemos ver como el arte colea angustiado antes de ser sustituido por otro y otros; nuevas técnicas, nuevas estéticas, nuevas sensibilidades afloran en nuevos artistas para ser expresado en forma de producto social. Cada minoría, con sus sensibilidades, prejuicios y percepciones tiene una masa por consiguiente que los critica o admira desde su ignorancia o supuesta sabiduría, así, cada minoría, desde un punto de vista objetivo puesto en común aglutinaría en contraposición una masa que a su vez contiene el resto de minorías subjetivas - para las supuestamente objetivas, claro- dando una multitud de minorías y masas diferentes unas entre otras. Esto, en el transcurrir del tiempo del hombre es el paso de los siglos, y en el arte, el agotamiento de él en otras épocas, la deshumanización del mismo tan solo es un instrumento para crear un arte nuevo que sustituye el anterior con más o menos trascendencia dependiendo del juicio estético de la minoría que lo evalue en ese instante.
El arte, que partiendo antaño de una mímesis a la naturaleza, y pasando por ser la belleza y su representación su mayor intención ha ido sucediendo en una pretensión de la idea del artista, y por consiguiente de su humanidad. Lla desprovisión total de individualidad personal, lo que en Ortega encontramos como alejada perspectiva u objetividad es la finalidad de la imitatio en el arte. Pero ahora nace una belleza subjetiva que parte de la naturaleza, o al menos de lo cognoscible, que pretende el sentir del artista, pasamos pues, de la idea al sentimiento en el arte, mero vehículo en la expresión del ser humano. Pero con la captatio del público y el consiguiente nacimiento de la masa esperamos que el arte sea útil, que no trascendente, porque realmente no sabemos para qué sirve pero sí que a veces trasciende al tiempo. No obstante el arte, en su carrera hacia la pérdida de todo signo humano crea una sintaxis con partes de la realidad, con ideas y el propio arte ya expresado, execrándolo o utilizándolo en su beneficio para crear un mundo autónomo y nuevo que constituye un arte extraño y peculiar que destruye la imitatio, la captatio y desciende hasta la más terrible imaginación, ironía, burla, belleza y a veces hasta el absurdo.
Y es que, ¿Qué trascendencia, humana, dada las características que nos hacen personas, esperamos del arte, cuando hay una deshumanización incipiente en el mismo para crear nuevas tendencias? Llegamos al punto de un arte por el arte, de una irrisoria visión del arte absurdo que se recicla y reproduce en denodadas muestras de uno a veces exento de significado más que para el artista. Pero es cierto, no podemos volver atrás, tempus fugit y nosotros con él, y el arte, como parte de la humanidad por más deshumanizado que lo encontrase Ortega, también. El camino, pues, no debería ser, como apunta, el agotar vías usadas y abusadas. Finalmente, aunque la deshumanización haya sido el camino hasta llegar al punto actual estético, y por consiguiente, el que ha “mejorado” el arte para Ortega de alguna manera frente al realismo, lo concebimos como un camino ajado y desgastado por la creación artística en el momento actual, desdeñable por tanto. Y con la misma visión benevolente con la que nos acercamos hacia las expresiones artísticas menos comprensibles del arte actual, con esta misma visión, habremos de afrontar pues la difícil tarea de crear una inspiración que repercuta en un cambio artístico, para que en un futuro, nuestros hijos rían, ironicen, y se burlen sobre los últimos coletazos de un arte concebido por ellos como viejo y sin significado que tanto nos costó cambiar, para que nuevamente, recogiendo el testigo, terminen haciendo lo mismo en un eclecticismo esperado por todos .

6 mar. 2010

Vi terrores de color blanco.

La visión de un folio en blanco supongo que siempre me causó temor. Desde pequeñitos nos enseñan a ver en folios llenos de letras escritos de gente letrada, llenar uno, por tanto, es tarea de otros, no de un niño que ve de lejos como alguien mayor y con barba llena hojas y hojas. Desde temprana edad te enseñan a ver imágenes donde solo hay símbolos, música, ideas, objetos, todo en folios de papel blanco, relucientes. Se destilaban las palabras en un universo bello y ecléctico lleno de interrogaciones, asimilabamos cada resquicio significante de forma sistemática y llegamos a llenar algunos recuadros de materia gris, que no nuestra. Al menos no por ahora. Hemos crecido y nos enseñan a crear con los dedos un universo maravilloso lleno de probabilidades, tiempo, espacio e interrogantes, ¿qué clase de tortura estamos viviendo?. Hay mundos más allá de nuestra realidad física y las ventanas escupen un dia blanco y vacío, espectante, intenso, abrumador y silencioso.

Nos enseñan a temerle desde pequeños esperando que ordenemos ideas de otros en nuestros folios, en los nuestros. Siempre nos preguntamos que porqué, si ya podemos leerlos, y no hay razón para emularlos, uno, ya tiene sus pretextos, y algunos otros, textos. Llenando con pasajes de otros nuestra vidas y realidades pasan los días descrubiendo aun más un terror férreo a nuestras propias palabras e ideas, nos horroriza pensar que nos puedan pedir llenar folios y folios con nuestras fantasías; después de una vida llenando la nuestra con la de otros, ¿cuanto respeto impone lo desconocido cuando lo desconocido es uno mismo, y hay un destino que nos mira de soslayo?. Un folio en blanco es el mayor de los terrores.

Llenarlo de algo puramente propio es algo imposible, y partiendo de ese axioma, crear algo exento en la mayor parte posible de elementos externos es una proeza digna de titanes, dificil tarea para el verdaderamente enamorado plasmar un sentimiento, un odio enfermizo, una obsesión. Dificil tarea no hacerlo, y aún más, fingir el hacerlo, o no, para satisfacer el deleite estético, el inquieto corazón latiente, la abrumadora llegada del frio en la espalda, el susurro extraño que nos deshace en melodías rítmicas con rima. Un folio en blanco es como una parte de nosotros, siempre vacía, por descubrir, anhelando un recuerdo que plasmar en esa quietud que transformará a voluntad, de ahí el miedo. Se nos brinda la oportunidad de llenar con algo puramente nuestro, algo nuestro, es decir, una hazaña; y una vez propuesta la idea, qué dificil se nos hace elegir la que hará de baluarte ideológico de nosotros mismos.

No es tan fácil como algunos creen llenar una hoja en blanco, es un placer obtenido por pocos el contentarse con una creación estética propia. Muy común será para nosotros ver la otra parte de la perspectiva: mareas vivientes que llevan consigo la constantetarea encomendada de afanarse en la reproducción sistemática de ideas que no son las suyas, la aliteración exahustiva de un patrón impuesto a la negación artística del yo de cada uno, un introspectismo aprendido y desarrollado para el gusto de la propia masa.

Enfrentaos esquivos amigos a vuestros más oscuros terrores, sentid el dolor de darle vida a algo efímero y propio, de descubrir un vosotros oculto tras años de obligada huida; la toma de contacto con el sense y la expropiación del common para beneficio propio. Sentid la puñalada creativa susurrada por excesos y locuras, por sentimientos diluidos en una amalgama carente de sentido, apartad lo puramente vuestro y plasmadlo en un mar de claridad. Enfrentaos queridos hermanos a conoceros y evaluaros, a sentir, a destruir, a amar.

2 mar. 2010

"Poca es la vida si no piafa en ella un afán for-
midable de ampliar sus fronteras. Se vive en la proporción en
que se ansía vivir más. Toda obstinación en mantenemos den-
tro de nuestro horizonte habitual significa debilidad, decaden-
cia de las energías vitales. El horizonte es una línea biológica,
un órgano viviente de nuestro ser: mientras gozamos de pleni-
tud el horizonte emigra, se dilata, ondula elástico casi al com-
pás de nuestra respiración. En cambio, cuando el horizonte se
fija es que se ha anquilosado y que nosotros ingresamos en la
vejez."


http://www.youtube.com/watch?v=vssOcdtJ3hk

Inexplicables Seguidores

Beren

Beren
goro goro

Datos personales

Mi foto
Antarctica
Me gusta doblar los libros, subrayarlos, pero sobre todo leerlos. Me gusta mi gata, más que muchas personas. Hacer tartas. Dormir cuando pían los pájaros y estar en vigilia cuando otros duermen. Huyo del gentío. Las cosas complicadas.