Frasario

"Y todo comienzo esconde un hechizo"

José Knecht

8 nov. 2007

Mar

Venía hace bastante tiempo, contemplando lo majestuoso de una gran superficie de agua, y no viene a ser la piscina de nuestro vecino el rico o la municipal. Me refiero al Mar.

Desde no hace demasiado tiempo siempre que paso cerca, ya sea en bus o andando, me quedo mirando...como se reflejan los rayos de luz en el azul, a veces verdoso mar; otras tantas, cuando se oculta el astro, de los dos, el más grande, sólo queda observar ese camino que va desde la orilla hasta la luna siempre brillando.

Y es que, antes de sentirme bastante fascinado por este elemento de la naturaleza, más bien lo desdeñaba, prefería la arena sola, quizá remembranza de aquellos tiempos aun resida en que el desierto me sigue pareciendo igualmente fascinante y misterioso. En cuanto ahora, prefiero la orilla, y se podría decir que somos playa, somos mar, y sobre todo arena.

Estando allí, observando como incesante, el mar intenta consumir poco a poco las ajadas playas, comencé a pensar, y eso que entonces andaba un poco cansado de cábalas. Las personas son como una orilla y el tiempo, el tiempo es el mar, que poco a poco nos va gastando y consumiendo con su delicado pasar.

Y comprendí la orilla como si cada uno de nosotros fuera arena y piedras, en algunos casos preciosas. El tiempo nos va descubriendo magestuosidades, nos quita la arena de los ojos y nos descubre ante nuestros atónitos quinqués perlas, piedras preciosas y conchas de gran valor que guardábamos sin darnos cuenta, a veces nos hace falta algo más que el tiempo para despejarnos la faz. A veces, como muchas otras, hará falta que alguien nos pise para dar cuenta de una nueva roca, una nueva faceta, y poco a poco ir descubriendo qué hay en nuestra orilla. Otras, el viento, y su espíritu hará que las olas se encabriten y rompan contra nosotros, y nadie dijo que eso fuera malo, sino cuanto menos trepidante , quien no se ha dedicado a romper contra las olas, quien...y descubrimos entonces, y solo entonces, tras el trasegar trepidante del tiempo debido al viento aljófares preciosos y vetas maravillosas que sólo se escriben en los cuentos, que más tarde inspirarán historias, y que sobre todo....

Sobre todo me gusta sentarme en la orilla, sentir el tiempo, el mar entre los dedos de mis pies, y pensar que este pasar no es un pesar, y que aunque nos afecte, por ahora, vale la pena.


2 comentarios:

Tinúviel dijo...

"..debes comprender que entre los dos, todo ha sido puro y natural.."

Qué bonito, cariño :) Me ha gustado un montón. Ya te dije que a mí me encanta cómo escribes y lo que escribes aún más :P

A veces brisa de verano, a veces terrible huracán... seguiré agitando el mar, creando olas, despejando orillas... porque no hay cosa que me apasione más que descubrir los tesoros enterrados en tí, ni hay nada más bello que mirar los soles que tienes en el ocaso de tu mirada...

Te quiero

Lustmord - Psychosoldier dijo...

Woo, buen texto, escribes muy bien.

Y que pasa con los tsunamis ?

Los tsunamis se llevan la arena y las piedras...

Inexplicables Seguidores

Beren

Beren
goro goro

Datos personales

Mi foto
Antarctica
Me gusta doblar los libros, subrayarlos, pero sobre todo leerlos. Me gusta mi gata, más que muchas personas. Hacer tartas. Dormir cuando pían los pájaros y estar en vigilia cuando otros duermen. Huyo del gentío. Las cosas complicadas.