Frasario

"Y todo comienzo esconde un hechizo"

José Knecht

25 nov. 2009

Las cosas que dan pena, y el arte

Hay cosicas que dan pena, pero no una pena de esas que son de asquito, no. Hay cosas que dan verdadera pena, pena de sentir tristeza. Una de ellas es cuando algo que te agrada ya no está. Cuando muere un amigo, un familiar. Cuando muchas cosas, al fin y al cabo.

eran 3 años, no 2.

Últimas aportaciones.

Crear mágia con los dedos siempre ha sido mágico, obvio. La ambiguedad con la que las manos destilan lentamente un producto nos ha maravillado desde la antiguedad. Es tan dificil, que a aquellas personas tocadas, mágicas, se las ha llamado hijos del éter, tocados por Dios, o simplemente artistas. Tan dificil como eso, una palabra nueva, crear un término nuevo para definir un concepto, un comportamiento del ser humano derivado de la creación de cosas materiales o no. Materiales o no porque, todos hemos caido prendados de un MiguelÁngel, por supuesto; pinturas donde se magnifica la gloria y se perpetua de misma manera el hacer mágia y crear a través de lo creado, de ser Dios por un momento; pintar. Pintar tal y como se puede disfrutar la creación. O también maravillado por la escultura o arquitectura más virtuosa, pirámides, Artemisa, Eiffel, el pensador. Pero, hay creaciones que toman formas invisibles y nos destruyen, construyen a placer. Mozart algo sabía de eso, asi como Bach, Strauss y Hesse. Construyeron un arte, una maravilla invisible para la humanidad y le dieron el nombre de música. Pero sin duda, a mi parecer, y háyome testigo de la posible herejía, que el arte más preciso, o si no, el más versatil, es el de la escritura. Claro que una imagen vale más que mil palabres, pero partimos de que el arte como concepto, inevitablemente parte del conocimiento de lo cognoscible, y por concluyente, de la vista necesariamente para algunas representaciones artisticas, el arte es dependiente del total captamiento del mismo. Una imagen, así puede ser imposible de describir no solo en mil, o dosmil palabras, sino mi llones si realmente quisiéramos captar todos los detalles que en realidad obviamos al paso del tiempo. Imagínense pensando en cada fotograma de su vida sobre todo, absolutamente todo el conjunto de objetos y sensaciones captadas por su vista; terrorífico. El arte, así, visto como parte gráfica o con volumen que es capaz de causarnos sensaciones más allá de la normalidad, es pues imposible de describir e inevitablemente más vistoso que otros modos de creación artística. Visión y oido comprendidos como indispensables para la creación o captación de un arte en su totalidad; o la genialidad. Pero en instancias más complicadas, ilógicas y oníricas encontramos la representación de un arte completamente creador e ilimitado, la literatura.
Eso es porque el arte, suele sucederse en una sola dirección, y la literatura va más allá. Digamos que el camíno lógico del arte va desde la imaginación a la creación, para establecerse como arte, creando y descreando a placer sensaciones que pueden ser medianamente descritas o no. Sin embargo, la literatura la encontramos como un elemento también humano, creador de arte, uno capaz de rebasar conceptos y unidades y de ser global y extenderse más allá de barreras de cualquier tipo, aunque bien pensado, esto suele ocurrir con la mayoría de expresiones artísticas. De igual manera, el camino con el que nace y se desarrolla la literatura no es tan simple como el del arte normal; es pues que, como cualquiera, nace de la imaginación, expresión exacerbada de una realidad que empeñamos en hacer más real de lo que es. Somos tuertos los pocos que vivimos en este mundo cegado por la realidad. El camino, concurre nuevamente desde la imaginación, y allí concreta la forma para luego ser expresada; imaginación entendámosla en este momento como pensamiento humano creador o artistico que es capaz de transmitir las sensaciones del artista al imaginar la creación o otros que el autor no sintió de igual manera.
Una vez creado, elaborado como creación literaria, este arte es expresado en forma de letras y signos de diferente índole que inevitablemente crea una respuesta en un individuo dado. La expresión del arte ha tenido lugar. Pero en la literatura el arte no acaba en su expresión y magnificencia, o en el hacer del receptor o receptores un recipiente de sentimientos de diferente índole según la persona y la expresión artística. Lo majestuoso de la literatura subyace en la capacidad de volver a imaginar el proceso creativo del artista, sino en su total complejidad, al menos en parte. O si no, simplemente ser capaces de volver, desandar el camino, y llegar a la más terrible imaginación a través de la literatura. Y así, como en la pintura existen elementos que se elevan sobre otros, al igual que en la escultura o la música. En la literatura, de este modo, también existen puntos álgidos dentro de sí,y es la creación de personajes, tipos o no. Digamos que expresiones artísticas como la pintura y la escultura han imitado de forma perfecta y exahustiva la realidad humana; y encontramos trazos realmente perfectos en obras donde podemos ver signos de humanidad. De alguna manera siempre nos ha fascinado la reproducción humana como objeto artístico, imitaciones de la realidad que podrían pasar desapercibidos en un mundo ciego. Pero la literatura ha creado, no solo imitado el mundo. A partir de la imaginación y mediante su expresión artística ha creado; a veces desde cero, no solo múndos o situaciones; sino incluso personas reales. Pero jugar a ser Dios , bien saben los hijos del éter que es difícil, complicado, casi imposible. Por eso no nos podemos referir a cualquier libro, al igual que tampoco por cualquier pintura nos decantaremos, o de igual forma en la escultura o música como arte; dado que en algunos, como en cualquiera, su expresión será más o menos precisa y conforme. Pero partamos de obras que merecen el dote de arte ¿Cómo con una expresión artística tan vaga –admitamos que es la menos llamativa, vistosa de las expresiones- puede este arte ser tan constructivo y creativo como para rebasar los límites del camino del arte? Hemos visto creaciones nacer, crecer, personas morir, perecer de forma fatídica; los mejores días de su vida, los primeros y los últimos, y no solo eso. Hemos visto la representación de su pensamiento, la evolución psicológica de una persona expresada no sólo en actos; para lo cual la pintura sería mucho más precisa; sino expresada en pensamientos. Obras que contienen un gran calibre de intimismo personajístico describen procesos de pensamientos de personas inventadas a niveles de complejidad equiparables a los que puede tener una persona real, dado que, inevitablemente, los personajes están vivos. ¿Cómo puede pensar igual un rabino a un Imán? Porque la realidad es tanto imaginación, en cuanto al valor que queramos darle a la imaginación conforme a la realidad. Quizá sea por este motivo: la émula o digamos la creación de un proceso de pensamiento al que define al personaje como persona real; todo esto, lo que hace que sea como parte del arte de la literatura, el nivel más alto de profundidad en esta expresión artística.


Borrador que hará las veces de introducción para un texto ensayístico o epistolar.


Será, será, pero me entristece igualmente, es casi que innecesario.

No hay comentarios:

Inexplicables Seguidores

Beren

Beren
goro goro

Datos personales

Mi foto
Antarctica
Me gusta doblar los libros, subrayarlos, pero sobre todo leerlos. Me gusta mi gata, más que muchas personas. Hacer tartas. Dormir cuando pían los pájaros y estar en vigilia cuando otros duermen. Huyo del gentío. Las cosas complicadas.