Frasario

"Y todo comienzo esconde un hechizo"

José Knecht

14 jun. 2010

Imposible

Texto en construcción, disculpen las molestias








I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched C-beams glitter in the dark near the Tannhauser gate. 


Veo coches viniendo a cien por hora desde lo más alto del puente, tan solo una extensión más del sistema vascular de la ciudad. Los he visto subiendo a la acera, llevándose señales por encima de la hierba -ese falso césped de grama- y estamparse sobre la fuente en un agónico final; y desesperado, destruir sus pertenencias materiales contra el agua y el hormón, salir ileso, y salir del coche. Gritar hasta quedarse afónico en un desgarrador sentimiento de culpa y odio; de aburrimiento. Otras veces, mirar mal a una cajera de supermercado, vivir como desde lo más profundo del asesino y ladrón, desde el enajenado, atacan a la cajera en un arranque de odio: robar, matarla y salir de allí pagando lo supuestamente necesario con una sonrisa hipócrita dibujada sobre la cara del asesino, el loco. Él, en teoría cuerdo. Quedarse gente atrás mientras anda hacia su casa todos los días haciendo lo correcto y vivir otras vidas lejos de la temporalidad en una nube de situaciones descabelladas. Cosas que no creeríais. Personas inteligentes perderse en el laberinto buscando una forma de escapar comenzando empresas imposibles; buscar la salida siguiendo falsos ovillos de lana podrida, retazos y jirones de planes vencidos o perdidos. A mujeres pasar con gafas de sol ocultando sus verdaderos ojos y rostros, erguidas y confiadas en un final feliz que nunca llega, andando desconfiadas por la ciudad que duerme y se angustia en seguir viva en un sueño y anhelo vivido por los muchos que la alimentan y nutren en nuestra desgracia. He visto a los optimistas sucumbir ante los designios de la fortuna en un grito terrorífico que llenaba la ciudad, en un llanto de niño, un berrinche del que contiene demasiado y está enjaulado en los sueños de los demás. A la senectud de personas arropadas por las arrugas del conocimiento paseando perros que las siguen sin preguntar, pasar por pasos de cebra - nada más alejado de la naturaleza-  decidiendo parar a revisar sus piernas cuando acaba el largo viaje sobre la piel artificial de un animal pintado en el suelo. Niños, pasear de la mano con sus padres, ajenos a cualquier mal, arropados en la ignorancia del infante que se cree seguro y protegido por la sabiduría de sus hacedores. Los he visto cruzar confiados mientras la indomable tecnología los atropellaba en un sin sentido no exento de canibalismo lanzándolos metros y metros sobre el asfalto terminando el trabajo y el sueño de algunos. A personas correctas que dejan pasar el autobús en una rotonda, a coches que adelantan por la derecha. A más personas corriendo, asfixiadas, o pasando por el "las plantas respeten". Personas tumbadas, sentadas, hablando como si nada. He visto atacar naves en fuego, más allá de Orion. Personas ricas, conduciendo la más alta gama y consecuencia de la salvaje urbe: el poder sobre las cosas. A personas con prisas, con más que prisas. Descapotables sirviendo algún pecado capital con el cabello al viento. Pero miré al cielo, es lógico que Luis o Juan de la Cruz miraran al cielo. Allí el futuro no parece tan descabellado, la naturaleza cobra sentido. Aunque a lo lejos, bajando la mirada y apuntando al horizonte haya tejados y últimos pisos con grandes "se venden". Todo un progreso para servir a los sueños -tal vez dueños- de la gente; como progreso también enseñan las grandes grúas del puerto marítimo, que pugnan con sus azules contra el mar y el cielo, irguiéndose sobre los edificios en un ademán honroso y noble de saber que el sueño y la locura creacionista de sus creadores se construye sobre sus espaldas. Describir algo bello con palabras es una tarea imposible hoy, y más allá de toda expectativa, imbuirlas de atroces retazos de significado es una locura, llenarlos de vidas inconclusas en algún lugar de nosotros mismos es jugar a ser Dioses.







..... building

1 comentario:

Pine Apple dijo...

La fuente de noche parece una guitarra.

Inexplicables Seguidores

Beren

Beren
goro goro

Datos personales

Mi foto
Antarctica
Me gusta doblar los libros, subrayarlos, pero sobre todo leerlos. Me gusta mi gata, más que muchas personas. Hacer tartas. Dormir cuando pían los pájaros y estar en vigilia cuando otros duermen. Huyo del gentío. Las cosas complicadas.